Marketing

¿Cómo funciona la propaganda política en redes sociales durante las elecciones 2021?

Especialistas coinciden que quien no comprenda el enorme valor de las plataformas difícilmente podrá trascender en los resultados de la votación del próximo 6 de junio, además parece que hasta el momento ningún aspirante tiene un manejo óptimo de las redes sociales.

Las redes sociales jugarán el mismo papel que tuvieron durante el primer año de la pandemia con los negocios y la vida pública en las campañas que están por arrancar.

Derivado del escándalo de Cambridge Analytica, relacionado con la manipulación del electorado a través de la publicidad en redes sociales, plataformas como  FacebookInstagram y  Twitter modificaron sus políticas de privacidad y de uso para mejorar sus servicios de transparencia en 194 países, al mismo tiempo que han respondido a la presión de gobiernos incluido el de México, que han solicitado la rendición de cuentas acerca de la compra de publicidad con fines políticos y el uso de bots.

Los gobiernos de distintos países han presionado a los fundadores de distintas plataformas sociales para transparentar las prácticas y exigir el cuidado de los datos privados de los usuarios que hacen uso gratuito de estos servicios digitales.

Estas plataformas tendrán un papel preponderante ante la ausencia de actos masivos que los partidos están acostumbrados a organizar y que por la pandemia no pueden hacer.

Políticas de uso Facebook e Instagram

Facebook Inc. regula los anuncios sobre temas sociales, elecciones o política como parte de las acciones para mejorar la transparencia y la integridad de las elecciones tanto en Facebook como en Instagram.

La propaganda electoral deberá incluir una asignación de responsabilidad con el nombre de la persona, institución o entidad que costeará el anuncio, de lo contrario será pausado, rechazado y posteriormente se enviará a una biblioteca de anuncios.

Cuando te cruces con publicidad de algún candidato en Facebook o Instagram, que no te extrañe la leyenda “Pagado por”, que te informará sobre el origen del anuncio político. Esto es parte de una obligación de transparencia sobre dicho gasto realizado en redes sociales.

Cabe destacar que desde agosto del año pasado, Facebook pone a disposición del público en general su Biblioteca de Anuncios, la cual sirve para que cualquier usuario conozca la inversión que hacen otros para publicitar sus mensajes con cortes hasta la semana más reciente.

Y… ¿Twitter?

En Twitter la dinámica es diferente, puesto que la plataforma de mensajes de 280 caracteres prohíbe en todo el mundo, incluyendo México, la promoción de contenido de carácter político, decisión que la compañía argumenta haber tomado con base en su creencia de que “el alcance de los mensajes políticos se debe ganar, no comprar”.

A la fecha persiste un debate importante en cuanto a las redes sociales más que un servicio representa un derecho a la libre expresión, sobre todo por lo ocurrido el año pasado que en las campañas electorales en Estados Unidos le fue desactivada su cuenta de Twitter al expresidente Donald Trump.

Twitter define el contenido de carácter político como “aquel que hace referencia a un candidato, partido político, funcionario gubernamental electo o designado, elección, referéndum, medida sometida a votación, ley, normativa, directiva o fallo judicial”.

Cualquier anuncio que cuente con estas características, incluidas las peticiones de votos, solicitudes de apoyo financiero y promoción a favor o en contra de los tipos de contenido de carácter político no serán consideradas para ser promocionadas mediante el pago a Twitter.

Campañas negras

Las campañas negativas en contra de candidatos o partidos políticos tienen un recrudecimiento durante las campañas electorales y la que viene no será la excepción, sin embargo, los avances para sancionarlas en las redes sociales siguen siendo limitados.

La abogada Gabriela Valencia expone que si bien ya se toman como elementos probatorios capturas de pantalla o evidencias de esos mensajes en plataformas como Facebook, deben ser certificadas por un notario público y de ahí derivan los juicios que tenga un juez al respecto.

Con respecto a la fiscalización de las redes sociales, en cuanto a la inversión, queda claro que hay un seguimiento por parte del INE y las empresas, sin embargo, hace falta sentar precedentes en cuanto a sanciones para quienes participan en las elecciones, no ganan, pero infringen la ley en ese aspecto.

  • La fiscalización no va de lleno a combatir otras formas de incidir en los votantes y que también tienen una inversión económica importante.

Se espera que, con los cambios en las políticas de las principales plataformas digitales, las campañas electorales se vuelvan más transparentes y se eviten interferencias en el proceso electoral en México desde las redes sociales.

Avatar

Autor

redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *